Desde el nacimiento hasta los primeros 30 días de vida, los pacientes más pequeñitos reciben sus primeras consultas.